FANS

Translate

miércoles, 11 de mayo de 2016

Revista SENTIDOS - Mayo 2016

viernes, 29 de mayo de 2015

CUANDO EL OCASO LLEGA, HACIENDÓNOS INVISIBLES!!



 
LO QUE NOS ENSEÑA
Este es un mensaje importante para todos nosotros, ya que todas pasaremos por esa edad, reflexionemos estamos a tiempo. Tratemos a estos seres responsables de nuestra existencia con cariño y respeto. Dedicamosle un tiempo a estos viejitos y viejitas, compartamos una taza de café o de té, ellos tienen mucho de qué hablarnos, tenemos mucho que aprender de sus conversaciones.
La siguiente carta fue escrita por una ancianita: 

Cuando   el  ocaso, llega 

                            Haciéndose  invisible!

No sé a qué día estamos. En esta casa no hay calendarios y en mi memoria los hechos están hechos una maraña. Me acuerdo de aquellos calendarios grandes, unos primores, ilustrados con imágenes de los santos, que colgábamos al lado del tocador… pero ya no hay nada de eso, todas las cosas antiguas han ido desapareciendo. Y yo, yo también me fui borrando sin que nadie se diera cuenta... Primero me cambiaron de alcoba, pues la familia creció. Después me pasaron a otra más pequeña aún, acompañada de mis biznietas. Ahora ocupo el desván, el que está en el patio de atrás. Prometieron cambiarle el cristal roto de la ventana, pero se les olvidó, y todas las noches por allí se cuela un airecito helado que aumenta mis dolores reumáticos... Desde hace mucho tiempo tenía intenciones de escribir, pero me pasaba semanas buscando un lápiz y, cuando al fin lo encontraba, yo misma volvía a olvidar dónde lo había puesto. A mis años, las cosas se pierden fácilmente; claro que es una enfermedad de ellas, de las cosas, porque estoy segura de tenerlas, pero siempre se desaparecen...
La otra tarde caí en cuenta de que mi voz también ha desaparecido. Cuando les hablo a mis nietos o a mis hijos, no me contestan. Todos hablan sin mirarme, como si yo no estuviera con ellos escuchando atenta lo que dicen. A veces intervengo en la conversación, segura de que lo que voy a decirles no se le ha ocurrido a ninguno y les van a servir de mucho mis consejos. Pero no me oyen, no me miran, no me responden. Entonces llena de tristeza, me retiro a mi cuarto antes de terminar de tomar la taza de café. Lo hago así, de pronto, para que comprendan que estoy enfadada, para que se den cuenta que me han ofendido y vengan a buscarme y me pidan perdón. Pero nadie viene...
El otro día les dije que cuando me muriera entonces sí me iban a extrañar. El nieto más pequeño dijo: "¿Y es que estás viva, abuela?..." Les cayó tan en gracia, que no paraban de reír. Tres días estuve llorando en mi cuarto, hasta que una mañana entró uno de los muchachos a sacar unas ruedas viejas y ni los buenos días me dio...
Fue entonces cuando me convencí de que soy invisible, me pongo de pie en medio del salón para ver si aunque sea estorbo, me miran, pero mi hija sigue barriendo sin tocarme, los niños corren a mí alrededor, de uno a otro lado, sin tropezar conmigo... 

www.dauperu.com

Cuando mi yerno se enfermó, tuve la oportunidad de serle útil; le llevé un té especial que yo misma preparé. Se lo puse en la mesita y me senté a esperar que lo bebiera. Sólo que estaba viendo televisión y ni un parpadeo me indicó que se daba cuenta de mi presencia. El té poco a poco se fue enfriando. Mi corazón también...
Un viernes se alborotaron los niños y me vinieron a decir que al día siguiente nos iríamos todo el día de campo. Me puse muy contenta. ¡Hacía tanto tiempo que no salía y menos al campo! El sábado fui la primera en levantarme. Quise arreglar las cosas con calma. Los viejos tardamos mucho en hacer cualquier cosa, así que me tomé mi tiempo para no retrasarlos. Al rato entraban y salían de la casa corriendo y echaban las bolsas y juguetes al coche. Yo ya estaba lista y muy alegre me paré en la entrada a esperarlos…
Cuando arrancaron y el coche desapareció envuelto en bullicio, comprendí que yo no estaba invitada, tal vez porque no cabía en el auto o porque mis pasos tan lentos impedirían que todos los demás corretearan a su gusto por el bosque. Sentí cómo mi corazón se encogió, la barbilla me temblaba como cuando uno no aguanta las ganas de llorar...
Vivo con mi familia y cada día me hago más vieja, pero cosa curiosa, ya no cumplo años. Nadie lo recuerda. Todos están tan ocupados...Yo los entiendo, ellos sí hacen cosas importantes. Ríen, gritan, sueñan, lloran, se abrazan, se besan. Y yo no sé a que saben los besos. Antes besuqueaba a los chiquitos; era un gusto enorme el que me daba tenerlos en mis brazos, como si fueran míos. Sentía su piel tierna y su respiración dulzona muy cerca de mí. La vida nueva se me metía como un soplo y hasta me daba por cantar canciones de cuna que nunca creí recordar. Pero un día mi nieta Laura, que acababa de tener un bebé, dijo que no era bueno que los ancianos besaran a los niños, por cuestiones de salud. Ya no me acerqué más, no fuera a ser que les pasara algo malo por mis imprudencias. ¡Tengo tanto miedo de contagiarlos! Yo los quiero a todos y les perdono, porque: ¿Qué culpa tienen los pobres de que yo me haya vuelto invisible?
Triste pero...real...

TE INVITAMOS  AL
DIPLOMADO  INTERNACIONAL EN TANATOLOGIA Y CUIDADOS  PALIATIVOS
 (ON LINE)
CIERRE DE INSCRIPCIONES

Informes   :  info@dauperu.com
Teléfono: 51-14621330 -7925134

lunes, 18 de mayo de 2015

CERRANDO CIRCULOS


                                           CERRANDO  CIRCULOS
 
Siempre es preciso saber cuándo se acaba una etapa de la vida. Si insistes en permanecer en ella más allá del tiempo necesario, pierdes la alegría y el sentido del resto. Cerrando círculos, o cerrando puertas, o cerrando capítulos, como quieras llamarlo. Lo importante es poder cerrarlos, y dejar ir momentos de la vida que se van clausurando.

¿Terminó tu trabajo?, ¿Se acabó tu relación?, ¿Ya no vives más en esa casa?, ¿Debes irte de viaje?, ¿La relación se acabó? Puedes pasarte mucho tiempo de tu presente "revolcándote" en los porqués, en devolver el cassette y tratar de entender por qué sucedió tal o cual hecho. El desgaste ya a ser infinito, porque en la vida, tú, yo, tu amigo, tus hijos, tus hermanos, todos y todas estamos encaminados hacia ir cerrando capítulos, ir dando vuelta a la hoja, a terminar con etapas, o con momentos de la vida y seguir adelante.





No podemos estar en el presente añorando el pasado. Ni siquiera preguntándonos porqué. Lo que sucedió, sucedió, y hay que soltarlo, hay que desprenderse. No podemos ser niños eternos, ni adolescentes tardíos, ni empleados de empresas inexistentes, ni tener vínculos con quien no quiere estar vinculado a nosotros. ¡Los hechos pasan y hay que dejarlos ir!
Por eso, a veces es tan importante destruir recuerdos, regalar presentes, cambiar de casa, romper papeles, tirar documentos, y vender o regalar libros.

Los cambios externos pueden simbolizar procesos interiores de superación.
Dejar ir, soltar, desprenderse. En la vida nadie juega con las cartas marcadas, y hay que aprender a perder y a ganar. Hay que dejar ir, hay que dar vuelta a la hoja, hay que vivir sólo lo que tenemos en el presente...

El pasado ya pasó. No esperes que te lo devuelvan, no esperes que te reconozcan, no esperes que alguna vez se den cuenta de quién eres tú... Suelta el resentimiento. El prender "tu televisor personal" para darle y darle al asunto, lo único que consigue es dañarte lentalmente, envenenarte y amargarte.

La vida está para adelante, nunca para atrás. Si andas por la vida dejando "puertas abiertas", por si acaso, nunca podrás desprenderte ni vivir lo de hoy con satisfacción. ¿Noviazgos o amistades que no clausuran?, ¿Posibilidades de regresar? (¿a qué?), ¿Necesidad de aclaraciones?, ¿Palabras que no se dijeron?, ¿Silencios que lo invadieron? Si puedes enfrentarlos ya y ahora, hazlo, si no, déjalos ir, cierra capítulos. Dite a ti mismo que no, que no vuelven. Pero no por orgullo ni soberbia, sino, porque tú ya no encajas allí en ese lugar, en ese corazón, en esa habitación, en esa casa, en esa oficina, en ese oficio.






www.dauperu.com


Tú ya no eres el mismo que fuiste hace dos días, hace tres meses, hace un año. Por lo tanto, no hay nada a qué volver. Cierra la puerta, da vuelta a la hoja, cierra el círculo. Ni tú serás el mismo, ni el entorno al que regresas será igual, porque en la vida nada se queda quieto, nada es estático. Es salud mental, amor por ti mismo, desprender lo que ya no está en tu vida.

Recuerda que nada ni nadie es indispensable. Ni una persona, ni un lugar, ni un trabajo. Nada es vital para vivir porque cuando tú viniste a este mundo, llegaste sin ese adhesivo. Por lo tanto, es costumbre vivir pegado a él, y es un trabajo personal aprender a vivir sin él, sin el adhesivo humano o físico que hoy te duele dejar ir.


www.dauperu.com


Es un proceso de aprender a desprenderse y, humanamente se puede lograr, porque te repito: nada ni nadie nos es indispensable. Sólo es costumbre, apego, necesidad. Pero cierra, clausura, limpia, tira, oxigena, despréndete, sacúdete, suéltate.

Hay muchas palabras para significar salud mental y cualquiera que sea la que escojas, te ayudará definitivamente a seguir para adelante con tranquilidad. ¡Esa es la vida!



TE INVITAMOS  AL
DIPLOMADO  INTERNACIONAL EN LOGOTERAPIA Y SENTIDO DE  VIDA
 (ON LINE)
CIERRE DE INSCRIPCIONES
25MAY2015

Informes   :  info@dauperu.com
Teléfono: 51-14621330 -7925134


jueves, 9 de abril de 2015

POR QUE DUELE TANTO EL DOLOR- TALLER VIVENCIAL-24ABR



TALLER VIVENCIAL
“Porque  duele  tanto el dolor”
                                        “Tendiendo puentes”
24ABR15
18.30  a   22.00 hrs

¿Por qué duele tanto el dolor?
¿Cómo la  pérdida de un ser querido duele más allá de todo dolor descrito científicamente?
 Un dolor que traspasa el tiempo, las barreras,
Y se ancla en el presente,
Un dolor que no tiene palabras ni gestos,
Un dolor que solo el que se ha enfrentado con sus límites y
 sus pérdidas puede sentir y experimentar.
 Ese dolor que nos lleva a transitar por el camino del sufrimiento humano y
descubrir en este trayecto el sentido que tiene,
la pregunta que la vida nos hace y que espera una respuesta por parte de nosotros.



 
Es en ese sentido que tender puentes es justamente definirse en el encuentro con el otro, pasando por el encuentro consigo mismo, reinventándose para al ir hacia el otro y pueda dar lo mejor que tiene. Si miramos en retrospectiva el homo patiens tuvo que ir ideando formas diversas para garantizar su supervivencia y dejando constancia del mismo a través de diversas formas de plasmar su paso por la tierra por eso fue desarrollando el arte de vincularse y tender puentes con otras tribus para sumar inventos y costumbres que permitirían al hombre actual ser lo que es.
Tender puentes es tender el lazo con el otro, hacia el otro… donde me descubro en el vínculo con el otro.


EXPOSITOR Y FACILITADOR
Mag © Eduardo Yépez Oliva (Autor del Libro del mismo nombre , Docente del Instituto de Logoterapia  Viktor Frankl  en Lima Perú).
¿COMO PARTICIPAR?
·         PRESENCIALES:
Auditorio de Casa de la  Moneda sito en  Cdra.  4545 de la Av. Arequipa-Miraflores Lima Perú.
·         ON LINE
Una vez  inscrito,  se le asignara usuario y  contraseña  en el campus virtual (http://campusvirtual-logoterapia.com/home/); con el cual podrá visualizar el  evento.
COSTOS
·         S/100.00 ( Cien  nuevo soles)  para la modalidad presencial,
Butacas numeradas, por orden de  inscripción; depositados en  la Cta. Cte. Nro.115-3000978202 Banco  Interbank,  a  nombre de  DAU ESCUELA DE VIDA.
-Para Transferencias Interbancarias el CCI  es 003-115-003000978202-37  Banco Interbank
·       USD $ 20.00 (  Veinte dólares americanos)  para la modalidad ON LINE, solo  pagados con tarjeta VISA o PayPal
-Alumnos y ex alumnos  15% de descuento en  ambas modalidades.
INFORMES E  INSCRIPCIONES
·         Escribir a info@dauperu.com
·         Teléf. 51-14621330   y  7925134- 2529639
·         www.dauperu.com